Nuevas tendencias de inversión, la Internet de las cosas

Comenzaré diciendo que el concepto del Internet de las cosas no es nuevo, el término fue acuñado por el pionero tecnológico británico Kevin Ashton en 1999 y en 2000 la empresa surcoreana LG fabricó un frigorífico con conexión a Internet. Pero en sus comienzos existían ciertos problemas de índole tecnológica y de rentabilidad financiera que imposibilitaron una expansión rápida.

Una definición aclaratoria de este término para los no entendidos en la materia sería el nombre que recibe el creciente abanico de objetos conectados a Internet con sensores integrados que pueden procesar y compartir información compleja sin intervención humana. Algunos de ellos son los objetos físicos que analizan con precisión su entorno y comunican esta información para mejorar la eficiencia general de un sistema o un proceso. Pero al margen de definiciones académicas, enumerare unos ejemplos demostrativos de la aplicación de estas nuevas tecnologías que sin duda nos harán comprender su alcance.

-.1 Un refrigerador que hace un inventario de su contenido, con la capacidad de hacer una lista para ir al supermercado, y de enviar esta lista a tu dispositivo móvil.

-.2 Los dispositivos que se conectan a Internet y que aprenden en base a tus costumbres como un termostato, que aprende tus preferencias para controlar la temperatura de tu hogar, incluyendo la capacidad de controlarlo desde tu dispositivo móvil.

-.3 Sensores de detección en ciudades de plazas de aparcamiento libres con conectividad a Internet y a las Redes publicas

-.4 Dispositivos de detección de incendios por flujos de calor en zonas de riesgo y edificios conectados a Internet para su inmediato aviso a los servicios de emergencia municipales y locales……

En principio las empresas que se dediquen a invertir en esta tecnología lo harán desde las siguientes categorías.

- Las empresas que fabriquen los diferentes componentes físicos esenciales que hacen posible la Internet de las Cosas. Como los sensores microelectromecánicos (MEM)) de bajo coste hechos con semiconductores, que son los que se necesitan para recoger los datos reales que envían todas las “cosas” conectadas; de hecho, la mayoría de teléfonos inteligentes modernos ya cuentan con múltiples sensores MEM.

- Las empresas que desarrollen aplicaciones muy específicas para sus sectores, y que impulsen de alguna forma la eficiencia de la producción o la calidad de los servicios que ofrecen. Quizás estás últimas obtengan mayores rentabilidades al no dedicarse  la creación de un hardware con tendencia a la standarización o replicación como las primeras.

Hablando ya de la actualidad parece que los iniciales problemas de desarrollo tecnológicos y costes van desapareciendo y este negocio se vislumbra como un modelo de rentabilidad y de inversión a largo plazo, y citaré para los amantes de la inversión las grandes empresas internacionales recomendadas por Consultoras Financieras y Gestoras de Fondos de Inversión Internacionales como Fidelity.

- Monsanto: La empresa es el líder mundial en biotecnología agrícola y tiene a sus espaldas una larga trayectoria de innovaciones y un papel pionero en el desarrollo de los rimeros cultivos modificados genéticamente. Actualmente, la compañía se sitúa a la vanguardia de los esfuerzos para crear sistemas integrados de información diseñados para aumentar la productividad agrícola. Prueba de ello son, por ejemplo, FieldScripts, su sistema de cultivo desarrollado internamente, y su decisión de pagar 930 millones de dólares en octubre de 2013 por Climate Corp, una empresa especializada en análisis climáticos.

- General Electric (GE) está desempeñando un papel de liderazgo en este ámbito e invirtiendo mucho en lo que la compañía denomina la Internet Industrial.Con más de 3 millones de “cosas que giran” en la base industrial actual, GE ha calculado que una optimización de procesos que consiga un ahorro de tan sólo un 1% en diferentes industrias podría equivaler a un total de 226.000 millones de dólares a lo largo de 15 años. Por ejemplo, GE argumenta que la Internet Industrial permitirá a muchas empresas eliminar los tiempos de inactividad no programados. de tal forma que el mantenimiento preventivo se realice en función del estado real de los activos industriales en lugar de estimaciones sobre su estado.

- Samsung: Además de ser uno de los fabricantes líderes de teléfonos inteligentes, la coreana Samsung es una empresa que no tiene competencia en cuanto a la enorme amplitud de su gama de productos tecnológicos, tales como frigoríficos, lavadoras, reproductores de DVD, etc. Teniendo en cuenta los recursos de investigación que tiene a su disposición, Samsung está en una posición ideal para tomar la delantera en el desarrollo de aparatos de consumo “inteligentes” que puedan comunicarse entre ellos. Por ejemplo, ya ha desarrollado una lavadora con wifi que permite a su propietario conectarse con ella y controlar sus coladas remotamente a través de su teléfono inteligente.

- Nike: En el área de los productos de consumo para salud y bienestar, La empresa que ha creado un plataforma web gracias a su sistema Nike+ con más18 millones de usuarios,  la mayor ventaja comercial probablemente esté asociada con la enorme cantidad de datos sobre los consumidores a los que está accediendo Nike. Por ejemplo, Nike se dio cuenta de que los datos de clientes almacenados en su plataforma Nike+ revelaban que muchas carreras se hacían en realidad lejos del asfalto, lo que llevó a la compañía a impulsar su gama de zapatillas para correr por vías no asfaltadas.

Y por último comentaré la perturbadora noticia de que Google ha comprado Nest Labs por 3.200 millones, una empresa de las más importantes en el sector de la automatización del hogar, la segunda compra más cara de la compañía tras Motorola.

Pero quizás aquí este el lado más inquietante del negocio, ¿La motivación de Google es sólo financiera?, o ¿este mundo abre la posibilidad de que estas aplicaciones y dispositivos puedan leer y “aprender” de los usuarios, que ya no serán objetos activos a la hora de compartir su información, con el posible vacío legal sobre esta recogida de datos para determinar perfiles de usuario?.

La verdad es que la Internet de las cosas parece un negocio con potencial, que según analistas e inversores podría suponer unos 10.900 millones de euros en cinco años.

Show Comments

One thought on “Nuevas tendencias de inversión, la Internet de las cosas

  1. Este post me ha parecido genial ya que al principio me ha sorprendido y encantado cómo ha avanzado la tecnología y por el hecho de que ya sean una realidad los ejemplos que menciona, ya que todos queremos comodidades y controlarlo todo a golpe de clip. Sin embargo, después me ha hecho pensar el final de post con ese lado oscuro e inquietante ya que es cierto que facilitamos alegremente muchos datos personales sin recapacitar en el destino y finalidad de ese tráfico de datos y perfiles de usuarios en beneficio de las grandes empresas. No obstante, puede ser una posibilidad para invertir personalmente en estos negocios tal y como hacen las grandes empresas.

Responder a Teresa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres + = 8

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>